The 7th Hand
Immanuel Wilkins
Blue Note Records | Enero 28, 2022
Immanuel Wilkins - The 7th Hand
 

1 Emanation 7:23
2 Don’t Break 3:34
3 Fugitive Ritual, Selah 5:47
4 Shadow 4:44
5 Witness 3:38
6 Lighthouse 7:23
7 Lift 26:22

Immanuel Wilkins, alto saxophone
Micah Thomas, piano
Daryl Johns, bass
Kweku Sumbry, drums
Elena Pinderhughes, flute (tracks 5, 6)
The Farafina Kan Percussion Ensemble

 

El impresionante saxofonista y compositor Immanuel Wilkins ha dado pruebas de un inmenso talento. En The 7th Hand, la continuación de su admirado debut Omega, toma un brillante cuarteto -con Micah Thomas al piano, Daryl Johns al bajo y Kweku Sumbry a la batería- bajo su dirección, presentando siete cortes que se desenvuelven con trazos magistrales.

“Emanation” inicia este viaje con una mezcla perfecta de relajación y tensión, melodía y armonía, todo ello atado en una malla rítmica que desorienta y cautiva. Destaca la fenomenal capacidad solista de Wilkins, con infinitas trayectorias interiores/exteriores y una ferviente expresión impregnada de velocidad y articulación. Le sigue Thomas, cuyo pianismo, a veces sincero y a veces elevado, va de lo modal a lo onírico y a lo efusivamente cascado y contorsionado.

A modo de suite, el álbum nos lleva inmediatamente a “Don’t Break”, que celebra su amistad con Sumbry; la incontenible percusión del Farafina Kan Percussion Ensemble la impulsa con gusto. De aquí pasamos a la balada valsera “Fugitive Ritual, Selah”, un himno ligeramente evangélico a los espacios negros, introducido por una declaración de bajo sin pretensiones y vampirizado con un riff recurrente en el centro. Sumbry lo conduce delicadamente con escobillas antes de instalar un ritmo relajado y progresivamente agitado por la síncopa.

“Shadow” y “Witness” son algo circulares en su planteamiento, sondeando formas más curvilíneas que angulares. La primera, que también muestra un riff específico en su corazón, es lo más cercano al minimalismo que podemos conseguir aquí, mientras que la segunda tiene un excelente lugar para la flautista invitada Elena Pinderhughes. Aterriza en una sección final resuelta, aunque reveladora. Pinderhughes también aparece en “Lighthouse”, donde su cerebral conducción melódica diverge de la apretada improvisación de Wilkins. El líder de la banda se pasea exuberantemente en un pasaje de raro éxtasis oscilante, y la pieza termina en un camino cíclico con una bella melodía y una intrigante percusión.

Tocado en directo y de forma libre, el séptimo movimiento final, “Lift”, nos ofrece más de 26 minutos épicos de jazz vanguardista orante en la línea de Coltrane/McCoy, convirtiéndose en una especie de A Love Supreme del siglo XXI. Hay una intención polirítmica en la forma en que Wilkins sopla encima de los golpes armónicos de Thomas; mientras tanto, los insistentes intervalos de bajo y los golpes de batería con color de platillos fluyen por debajo. La siguiente sección es ligeramente ominosa, presentando el alto de tono oscuro como un elemento zumbante junto con ataques de piano claroscuros. Después de un breve pasaje marcado por un tenso trabajo de bajo, un piano arremolinado y una rápida caja de ritmos, Wilkins llega a lo alto de su registro superior y refuerza su clamor con ardientes detalles.

The 7th Hand golpea con la fuerza de un cometa y asombra, ya sea a través de secciones abrasivas construidas con consumados torrentes de sonido o de momentos conciliadores de simplicidad y contención.

immanuelwilkins.com

ME SUSCRIBO...!!!

GRACIAS POR TU TIEMPO...