No es ninguna novedad que las mujeres han escrito una pagina importante entre los vocalistas de jazz, pero parrafo aparte merecen las mujeres como instrumentistas de jazz, sin considerar de hecho a la voz como un privilegiado instrumento. El esfuerzo por traer al presente casos de mujeres al comando de un instrumento no convencional para las chicas es importante, quiza su ausencia en masa de la escena jazzera se deba al origen marginal del jazz y al espiritu nomade de sus musicos, no era ni es muy bien visto a aquellas mujeres de la noche al tiempo que muchas mujeres al ser madres optaran por la familia al vagar por los escenarios. Las excepciones son dadas por matrimonios de musicos como Ruth Cameron esposa de Charlie Haden o Eliane Elias esposa de Marc Johnson, por ejemplo, pero la norma indica que en el caso de la maternidad, las mujeres opten por dejar la actividad definitivamente o retomarla años despues como el caso de Anita Baker, la exitosa cantante soul de los 90, que abandonara los escenarios por diez años para criar a sus hijos.

Usualmente asociadas al piano, quiza por su delicadeza, por su aire romantico y sentimental, un instrumento que tambien remite a la maternidad si se me permite la comparacion ya que es el preferido a la hora de componer por muchos musicos cualesquiera sean sus instrumentos, lo cierto es que son pocos los casos de mujeres instrumentistas, no vocalistas, no pianistas. Entre los casos conocidos y de asociaciones mas comunes encontramos a la diosa entre las vocalistas Diana Krall que se acompaña con suficiencia con su piano, la nombrada Eliane Elias una jugosa conbinacion de belleza, talento y dulce voz, la veterana y prestigiosa pianista Carla Bley, la talentosa Geri Allen (piano), Keiko Matsui (piano, voz), la veterana Marian McPartland (piano), la joven talentosa pianista japonesa Hiromi Uehara, solo entre algunos casos…

Pero tambien encontramos mujeres a cargo de instrumentos «no convencionales» a su genero, como la guitarrista Emily Remler, fallecida de una sobredosis de heroina, que dejo profunda huella entre sus colegas; las saxofonistas Jane Bunnett, Tineke Postma y Larissa Lockett; la flautista Bobbi Humphrey; la trompetista Ingrid Jensen, otra saxofonista Ingrid Laubrock; la flautista y compositora Nicole Mitchell, Jessica Lurie (saxo soprano, alto y tenor, voz); la muy joven y prometedora saxofonista Larissa Lockett, ademas lider de su propia banda la Larissa Lockett Jazz Co.; la trombonista Sarah Morrow al frente de su quinteto; mas guitarristas, Ana Caram (guitarra, voz), Ann Rabson (guitarras acústica y eléctrica, piano, voz) y Mimi Fox.

Lei por ahi sobre un viejo dicho que dice que en el jazz «están los músicos, las cantantes y los bateristas», en una obvia alusion al orden jerarquico, las mujeres solo para cantar y los bateristas solo acompañando, cosa que la historia ha demostrado cuanto de equivocado y sectario tiene esta frase. Sobre la primera de las alusiones, ya hemos anotado algunos casos ejemplares y en el caso de los bateristas (que las hay tambien mujeres) los conocidos y respetados casos como Brian Blade, Jack DeJohnette, Paul Motian, por nombrar solo algunos hasta el destacado Manu Katche, claros ejemplos de cuanto tienen para ofrecer unos y otros y cuanto les debe el jazz.

En nuestro pais destaca la pianista Paula Shocron, Rosarina de 27 años, la primera mujer instrumentista de jazz en editar un disco propio, «La voz que te lleva» (Blue Art).

ME SUSCRIBO...!!!

GRACIAS POR TU TIEMPO...