Charles Mingus ::: Abril 21, 1922

Charles Mingus ::: Abril 21, 1922

Charles Mingus
Charles Mingus ::: Abril 21, 1922
 

Una de las figuras más importantes de la música estadounidense del siglo XX, Charles Mingus fue un virtuoso bajista, pianista, director de orquesta y compositor. Nacido en una base militar de Nogales, Arizona, en 1922, y criado en Watts, California, sus primeras influencias musicales vinieron de la iglesia -canto de coro y grupo- y de «escuchar a Duke Ellington por la radio cuando tenía ocho años». Estudió contrabajo y composición de manera formal (cinco años con H. Rheinshagen, bajista principal de la Filarmónica de Nueva York, y técnicas de composición con el legendario Lloyd Reese) mientras absorbía de primera mano la música vernácula de los grandes maestros del jazz. Su primera experiencia profesional, en los años 40, lo llevó a viajar con bandas como Louis Armstrong, Kid Ory y Lionel Hampton.

Finalmente se estableció en Nueva York donde tocó y grabó con los principales músicos de los años 50: Charlie Parker, Miles Davis, Bud Powell, Art Tatum y el propio Duke Ellington. Uno de los pocos bajistas en hacerlo, Mingus rápidamente se convirtió en un líder de los músicos. También era un pianista consumado que podría haber hecho una carrera tocando ese instrumento. A mediados de los años 50 había formado sus propias compañías editoriales y discográficas para proteger y documentar su creciente repertorio de música original. También fundó el «Jazz Workshop», un grupo que permitió a jóvenes compositores interpretar sus nuevas obras en concierto y en grabaciones.

Mingus pronto se encontró en la vanguardia de la vanguardia. Sus grabaciones atestiguan el cuerpo de trabajo extraordinariamente creativo que siguió. Ellos incluyen: Pithecanthropus Erectus, The Clown, Tijuana Moods, Mingus Dynasty, Mingus Ah Um, The Black Saint and the Sinner Lady, Cumbia and Jazz Fusion, Let My Children Hear Music. Grabó más de cien álbumes y escribió más de trescientos partituras. Aunque escribió su primera obra de concierto, «Half-Mast Inhibition», cuando tenía diecisiete años, no fue grabada hasta veinte años más tarde por una orquesta de 22 músicos bajo la dirección de Gunther Schuller. Fue la presentación de «Revelaciones», que combinaba el jazz y las expresiones clásicas, en el Festival Brandeis de las Artes Creativas de 1955, lo que lo consolidó como uno de los compositores de jazz más importantes de su época.

En 1971 Mingus recibió la Cátedra Slee de Música y pasó un semestre enseñando composición en la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo. En el mismo año su autobiografía, Beneath the Underdog, fue publicada por Knopf. En 1972 apareció en un libro de bolsillo de Bantam y fue reeditado después de su muerte, en 1980, por Viking/Penguin y de nuevo por Pantheon Books, en 1991. En 1972 también volvió a firmar con Columbia Records. Su música era interpretada frecuentemente por compañías de ballet, y Alvin Ailey coreografió un programa de una hora llamado «The Mingus Dances» durante una colaboración en 1972 con la Robert Joffrey Ballet Company.

Realizó extensas giras por Europa, Japón, Canadá, Sudamérica y Estados Unidos hasta finales de 1977, cuando le diagnosticaron una rara enfermedad nerviosa, la Esclerosis Lateral Amiotrópica. Estaba confinado a una silla de ruedas, y aunque ya no podía escribir música en papel o componer al piano, sus últimas obras fueron cantadas en una grabadora.

Desde la década de 1960 hasta su muerte en 1979 a la edad de 56 años, Mingus permaneció en la vanguardia de la música estadounidense. Cuando se le pidió que comentara sus logros, Mingus dijo que sus habilidades como bajista eran el resultado de un arduo trabajo, pero que su talento para la composición provenía de Dios.

Mingus recibió subvenciones del National Endowment for the Arts, del Smithsonian Institute y de la Guggenheim Foundation (dos becas). También recibió un título honorífico de Brandeis y un premio de la Universidad de Yale. En un acto conmemorativo tras la muerte de Mingus, Steve Schlesinger, de la Fundación Guggenheim, comentó que Mingus fue uno de los pocos artistas que recibió dos becas y añadió: «Espero con impaciencia el día en que podamos trascender etiquetas como el jazz y reconocer a Charles Mingus como el principal compositor estadounidense que es». El neoyorquino escribió: «Por pura originalidad melódica, rítmica y estructural, sus composiciones pueden igualar cualquier cosa escrita en la música occidental del siglo XX».

Murió en México el 5 de enero de 1979, y sus cenizas fueron esparcidas en el río Ganges en la India. Nueva York y Washington, D.C. lo honraron póstumamente con un «Día de Charles Mingus».

Después de su muerte, el National Endowment for the Arts otorgó subvenciones para una fundación Mingus llamada «Let My Children Hear Music» que catalogó todas las obras de Mingus. Los microfilmes de estas obras fueron entregados a la División de Música de la Biblioteca Pública de Nueva York, donde actualmente están disponibles para estudio y becas – una primicia para el jazz. Bandas de repertorio llamadas Mingus Dynasty, Mingus Orchestra y Mingus Big Band continúan interpretando su música. Las biografías de Charles Mingus incluyen Mingus de Brian Priestley; Mingus/Mingus de Janet Coleman y Al Young y Myself When I Am Real, de Gene Santoro.

Durante el proceso de catalogación se descubrió la obra maestra de Mingus, «Epitaph», una composición de más de 4000 medidas de largo y que requiere dos horas de ejecución. Con la ayuda de una subvención de la Fundación Ford, la partitura y las partes instrumentales fueron copiadas, y la pieza en sí fue estrenada por una orquesta de 30 músicos, dirigida por Gunther Schuller, en un concierto producido por Sue Mingus en Alice Tully Hall el 3 de junio de 1989, diez años después de la muerte de Mingus.

El neoyorquino escribió que «Epitaph» representa el primer avance en la composición de jazz desde «Black, Brown, and Beige» de Duke Ellington, escrita en 1943. El New York Times dijo que era uno de los «eventos de jazz más memorables de la década». Convencido de que nunca se realizaría en vida, Mingus llamó a su obra «Epitafio», declarando que la escribió «para mi lápida».

La Biblioteca del Congreso fue presentada con la Colección Charles Mingus en 1993, incluyendo manuscritos autografiados, fotografías, manuscritos literarios, correspondencia y grabaciones de entrevistas, transmisiones, sesiones de grabación, y Mingus componiendo al piano.

 

All About Jazz

 

Lindos los jueves con amigos…

Lindos los jueves con amigos…


Salute amigos…, muchas novedades para hoy y sorpresas como las recientes publicaciones de viejos registros que han dormido cual Cenicienta a la espera del beso del galán-productor que los despierte. La primera, y con ella arrancamos, es el reciente lanzamiento de viejos temas nunca publicados de Jimi Hendrix, Both Sides Of The Sky (Experience Hendrix | Mar 9, 2018) «…el tercer volumen de una trilogía de álbumes [‘Valleys of Neptune’ en 2010 y ‘People, Hell & Angels’ en 2013] con la intención de presentar las mejores y más significativas grabaciones de estudio no publicadas que quedan en el archivo de Hendrix», según se aclara en el folleto que acompaña el álbum.

Enseguida el otro, ahora un discazo…: David Tixier Trio con Universal Citizen (Neuklang | Abril 20, 2018) desde donde podemos seguir la trayectoria del gran guitarrista estadounidense Mike Moreno, que colabora en éste álbum. Habíamos prometido traer más de Moreno, tanto de líder como músico de sesión, más adelante lo volvemos a escuhar tocando para el último trabajo del saxofonista Jimmy Greene y un viejo disco de otro saxofonista, Myron Walden.

Seguimos con otro álbum blanqueado luego de 23 años, Eliane Elias con Music from Man of La Mancha (Concord | abril 13, 2018). A mediados de los años 90, Eliane fué contactada por Mitch Leigh, el compositor ganador del Premio Tony por su musical Man of La Mancha, quien le ofreció a la pianista hacerse cargo de la reorganización del repertorio del show. Tuvo via libre para elegir las canciones que deseaba grabar y con quienes y así reunió a una banda de lujo para lograr otro disco fenomenal.

El domingo último pasado, 22 de abril, fué el aniversario del nacimiento de uno de los pilares de la música estadounidense del siglo XX, Charles Mingus, virtuoso bajista, pianista, director de orquesta y compositor, murió en México el 5 de enero de 1979 y esparcidas sus cenizas en el río Ganges. Una de sus obras cumbres es Mingus Ah Um (Legacy | Sept 14, 1959), imperecedero y magistral álbum relanzado pila de veces en distintos formatos y, ovbiamente, remasterizado.

El saxofonista Jimmy Greene rinde homenaje a la memoria de su hijita Ana Grace muerta junto a veinte de sus compañeritos durante el tiroteo en la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, en 2012. Flowers – Beautiful Life, Volume 2 (Mack Avenue Records | abril 28, 2017) es el segundo álbum con éste tenor, mientras que el primer volumen Beautiful Life (Mack Avenue | Nov 25, 2014) se centraba en el dolor por su pérdida, éste se centra en los recuerdos de una niña con una personalidad brillante y su amor por la danza.

En el disco antes mencionado participa la gran pianista Renne Rosnes y en uno de los cruces de hoy escuchamos su último álbum Beloved Of The Sky (Smoke Sessions Records | abril 6, 2018) un sentido llamamiento en pro de la defensa de la naturaleza, la tapa del disco ilustra un fragmento de una pintura de Emily Carr, Scorned as Timber, Beloved of the Sky. «Los lienzos de Carr de paisajes costeros canadienses y bosques profundos son territorio familiar, y evocan una fuerte respuesta emocional en mí», dice Rosnes. «Era una ecologista adelantada a su tiempo, y creó varias pinturas que trataban de su preocupación por el medio ambiente, y específicamente por la tala de bosques.»

Seguimos con el European Jazz Trio desde West Village (Audioguy | Mar 16, 2018) grabado en Corea del Sur con la participación de una popular cantante local, Sojung Lee. Aceptable, sin descollar como todo lo conocido del trio, basicamente condicionado a los arreglos desde su óptica sobre estilos varios, «Crecimos en los años setenta y ochenta con música pop, rock, clásica, rap y mucha música de fusión. Ya no era sólo jazz. Siendo músicos, tratamos de absorberlo todo como una esponja y usarlo de alguna manera. Admiramos la música clásica que interpretamos, está muy cerca de nosotros, de nuestro lado europeo», comenta el pianista Marc van Roon, líder del grupo.

Más con Brian Blade & The Fellowship Band desde Body And Shadow (Blue Note | Nov 10, 2017), con éste quinto álbum para Blue Note la banda celebra su 20º aniversario, «…una sucinta meditación de nueve pistas sobre la ligereza y la oscuridad que llega como un bálsamo para el alma, menguando y fluyendo con gracia, sutileza y no falta de belleza.» según se describe en las notas que acompañan el disco, discazoo…

En otro de los cruces escuchamos al saxofonista Myron Walden desde In This World – To Feel (Demi Sound Records | 2010). Walden forma parte de la banda de Brian Blade desde hace años destacandose por su fresco y conmovedor sonido, como líder su trayectoria se estancó luego de la trilogía: Momentum (Demi Sound, 2009); el proyecto de dos discos: In This World: What We Share (Demi Sound, 2010) e In This World: To Feel (Demi Sound, 2010) y por último Countryfied (Demi Sound, 2010), cada uno ilustra una faceta diferente de la personalidad de Walden: In This World captura su lado espiritual, Momentum el intelectual y Countryfied sus raíces, una visión triangulada que evoca la famosa declaración de Charles Mingus, «Yo soy tres». Y como todo tiene que ver con todo, en éste disco volvemos a escuchar al guitarrista Mike Moreno.

Los últimos dos: un sosegado Cuong Vu desde Ballet – The Music Of Michael Gibbs (RareNoise Records | Abril 28, 2017), el vertiginoso trompetista vietnamita baja unos cuantos cambios para éste homenaje al gran compositor acompañado por el guitarrista Bill Frisell, en un cambio de imágenes ya que Frisell suena también muy diferente. Nos vamos con el trompetista Taylor Haskins desde Gnosis (Recombination Records | Mar 24, 2017) cumpliendo con él ya que quedó fuera de programación varias veces.

Nos vemos…


 

Entrevista: Sue Mingus La viuda de Charles

“No quería que su legado se perdiera”

Sue Mingus La viuda de Charles habla del septeto Mingus Dinasty, estrella del festival Buenos Aires Jazz 2010.

Fuente: clarin.com
Por: Sandra De La Fuente

Sue y Charlie«Cuando Charles murió (1979) tuve miedo de que su música no volviera a tocarse. La gente tenía en muy alta estima al Mingus contrabajista, al líder de banda, también a la personalidad que podía iluminar un escenario. Pero no conocía al Mingus compositor. Nadie tocaba Mingus como se tocaba a Ellington. No quería que su legado se perdiera», dice por teléfono Sue Graham Ungaro, la última de las cuatro mujeres que tuvo el músico y, tal vez, la más activa militante en la difusión de su obra.

Sue mantiene una agenda cargada de eventos relacionados con su marido. El primer grupo que creó, un septeto que lleva el nombre de uno de sus discos más inspirados, Mingus Dynasty, abrirá este viernes la nueva edición del Buenos Aires Jazz, a las 20.30 en el Coliseo. “La gente se preguntaba cómo podía hacerse la música de Mingus sin él. La razón era la calidad de su obra. Sus composiciones trascendieron su presencia física”.

En un principio la banda estuvo integrada por músicos que habían tocado con el propio Mingus. Ahora la integran otros que no lo conocieron. ¿Se percibe algún cambio en el sonido, alguna forma de progreso en sus versiones?

Mingus DinastyAl principio, el grupo hacía de cuenta que Mingus todavía estaba. Muchos de los músicos que hoy tocan usaban pañales cuando Mingus tocaba. Descubrimos que no necesitamos ese sentido de pertenencia para que su música suene. Una de las cosas más interesantes de su música es que deja mucho espacio para que cada músico exprese su personalidad. Los músicos de hoy tocan según lo que se mueva en la atmósfera actual, como lo hacían los que tocaron con Mingus. Y allí está el progreso

¿No se inhiben frente a un repertorio que debe sonarles como tradición dentro del jazz?

Suelen decir que la música de Mingus era tan avanzada para su época que lo sigue siendo todavía hoy. Con Moods in Mambo , que escribió en los ‘40, hacen la broma de que deberían ponerse un traje espacial para interpretarla.

Ud. viene del mundo del teatro, ¿cómo conoció a Mingus?

En un club de jazz. Yo no sabía nada de esa música y en esa época trabajaba en una película de Robert Frank. Frank quería tener una banda de sonido de jazz y yo lo acompañaba a escuchar música. Habíamos escuchado a Gillespie y fuimos al Five Spot a escuchar a Mingus. El jazz estaba en su pico más alto. Era casi medianoche, pero había mucho ruido y un clima festivo. De pronto, en el medio de esa marea humana, noté a un hombre sentado en un rincón, meditando en el caos, en completa paz. No pude evitar mirarlo. Y ése era Mingus. Supe que era él después, cuando empezó a tocar.

¿Conversó con él esa noche?

Sí. Creíamos que Ornette Coleman escribiría la banda de sonido de esa película. Le pregunté a Mingus sobre él y me preguntó si yo era su novia. O “su vieja dama”, dijo. Yo no sabía qué quería decir, así que medio ofendida le pregunté si pensaba que yo podía ser la madre de Coleman. En ese momento, supimos que nuestro encuentro era la colisión de dos mundos diversos.

Era un hombre muy explosivo. ¿Fue difícil convivir con él?

Sus actitudes públicas no tenían que ver con su personalidad privada. Se manifestaba en la defensa de la comunidad negra. Pensaba en voz alta y sus peleas salían en titulares. Decía que si uno no consigue un titular, no consiguió nada. Y llegaba ahí a través del enojo, rompiendo un contrabajo o peleando. Pero Mingus real era tranquilo. Un hombre que uno sorprendía a media noche componiendo y que respondía: “Dios me silbó una melodía que debo escribir”.

La Mingus Dynasty abre el Buenos Aires Jazz el viernes. Lo cerrará, el Enrico Pieranunzi Quinteto, también en el Coliseo, el 8. Pieranunzi se presentará el día anterior en la sala Casacuberta del San Martín. La otra sede de conciertos internacionales será el Teatro 25 de Mayo. Habrá cruces entre nacionales e internacionales en los bares Vinilo y Notorious. El Real Book Argentina Ensamble se verá en La Trastienda. Habrá clínicas y cine y conciertos al aire libre en la Recoleta. El ciclo Jazzología tendrá su espacio.

Más info: www.festivales.gob.ar