Eric Dolphy | junio 20, 1928

Eric Dolphy | junio 20, 1928


Dolphy fue uno de los varios músicos de jazz alto que alcanzó prominencia en la década de 1960. También fue el primer solista importante de clarinete bajo en el jazz, y uno de los primeros solistas importantes de flauta; se puede decir que es el mejor improvisador de jazz en cualquiera de los dos instrumentos. En sus primeras grabaciones, ocasionalmente tocaba el tradicional clarinete en si bemol soprano. Su estilo de improvisación se caracterizó por un flujo de ideas casi volcánico, utilizando amplios intervalos basados en gran medida en la escala de 12 tonos, además de utilizar una serie de efectos de tipo animal que casi hicieron hablar a sus instrumentos. Aunque el trabajo de Dolphy a veces se clasifica como free jazz, sus composiciones y solos tenían una lógica poco característica de muchos otros músicos de free jazz de la época; incluso como tal, era definitivamente vanguardista. En los años posteriores a su muerte su música fue descrita más acertadamente como «demasiado fuera para estar dentro y demasiado dentro para estar fuera».

Dolphy nació en Los Angeles y se educó en Los Angeles City College. Tocó localmente durante varios años, sobre todo como miembro de la big band dirigida por Roy Porter. Dolphy finalmente tuvo su gran oportunidad como miembro del quinteto de Chico Hamilton, con Hamilton se hizo conocido por un público más amplio y pudo hacer giras extensivas hasta 1958, cuando se separó de Hamilton y se mudó a la ciudad de Nueva York.

Dolphy perdió poco tiempo al establecerse en la ciudad de Nueva York, formando rápidamente varias asociaciones musicales fructíferas, siendo las dos más importantes con las leyendas del jazz Charles Mingus y John Coltrane, músicos que había conocido durante varios años. Mientras que su colaboración musical formal con Coltrane fue corta (menos de un año entre 1961-62), su asociación con Mingus continuó intermitentemente desde 1959 hasta la muerte de Dolphy en 1964. Mingus consideraba a Dolphy como su intérprete más talentoso y Coltrane lo consideraba su único igual musical.

Coltrane había ganado audiencia y crítica con el quinteto de Miles Davis. Aunque los quintetos de Coltrane con Dolphy (incluyendo las sesiones de Village Vanguard y Africa/Brass) son ahora legendarios, provocaron a la revista Down Beat a marcar la música de Coltrane y Dolphy como’anti-jazz’. Coltrane dijo más tarde de esta crítica «hicieron parecer que ni siquiera sabíamos nada de música (…) me dolió ver (Dolphy) salir herido en esta cosa».

El lanzamiento inicial de la estancia de Coltrane en el Vanguard seleccionó tres temas, de los cuales sólo uno era Dolphy. Después de haber sido publicado al azar durante los siguientes 30 años, Impulse! lanzó en 1997 una completa caja con toda la música grabada de la Vanguardia. The Complete 1961 Village Vanguard Recordings transportó más de 15 temas con Dolphy en saxofón alto y clarinete bajo, añadiendo una nueva dimensión a estas grabaciones ya clásicas. Un posterior set de Pablo de las giras europeas de Coltrane a principios de los años sesenta recogió más grabaciones con Dolphy para el público comprador.

Durante este período, Dolphy también tocó en un número de escenarios desafiantes, notablemente en grabaciones clave de Ornette Coleman (Free Jazz: A Collective Improvisation), Oliver Nelson (The Blues and the Abstract Truth) y George Russell (Ezz-tetic), pero también con Gunther Schuller y Max Roach entre otros.

La carrera discográfica de Dolphy como líder comenzó con el sello Prestige. Su asociación con el sello se extendió a través de 13 álbumes grabados desde abril de 1960 hasta septiembre de 1961, aunque no fue el líder de todas las sesiones. Prestige finalmente lanzó una caja de nueve CD que contenía toda la producción grabada de Dolphy para el sello.

Los dos primeros álbumes de Dolphy como líder fueron Outward Bound y Out There. El primero es más accesible y arraigado en el estilo del bop que algunos lanzamientos posteriores, pero todavía ofrecía actuaciones desafiantes, lo que al menos en parte explica la elección de la discográfica de incluir «out» en el título. Out There está más cerca de la tercera corriente de música que también formaría parte del legado de Dolphy, y recuerda también a la instrumentación del grupo Hamilton con Ron Carter en violonchelo. Far Cry también fue grabado para Prestige en 1960 y representó su primera pareja con el trompetista Booker Little, un espíritu de ideas afines con el que continuó haciendo un conjunto de legendarias grabaciones en vivo (At the Five Spot) antes de la trágica muerte de Little a la edad de 23 años.

Dolphy grabaría varios cortes no acompañados en saxofón, que en ese momento sólo habían hecho Coleman Hawkins y Sonny Rollins antes que él. El álbum Far Cry contiene una de sus actuaciones más memorables en el estándar de Gross-Lawrence Tenderly en saxofón alto, pero fue su posterior gira por Europa que rápidamente estableció altos estándares para la interpretación en solitario con sus excitantes interpretaciones de clarinete bajo de Billie Holiday’s God Bless The Child. Se realizaron numerosas grabaciones de las actuaciones en vivo de Dolphy, que han sido emitidas por muchos sellos discográficos, a veces dudosos, y que han ido entrando y saliendo de la imprenta desde entonces.

La música clásica del siglo XX también jugó un papel importante en la carrera musical de Dolphy, habiendo interpretado y grabado la Densidad 21.5 de Edgard Varèse para flauta solista, así como otras obras clásicas, y participó en gran medida en los esfuerzos de la Tercera Corriente de la década de 1960.

En julio de 1963, Dolphy y el productor Alan Douglas arreglaron sesiones de grabación en las que sus compañeros estuvieron entre los principales músicos emergentes de la época. Los resultados fueron sus LPs Iron Man y Conversaciones.

En 1964, Dolphy firmó con el legendario sello Blue Note y grabó Out to Lunch (una vez más, el sello insistió en usar «out» en el título). Este álbum estaba profundamente arraigado en la vanguardia, y los solos de Dolphy son tan disonantes e impredecibles como cualquier cosa que haya grabado. Out to Lunch es a menudo considerado no sólo como el mejor álbum de Dolphy, sino también como una de las mejores grabaciones de jazz jamás realizadas.

Después de Out to Lunch y una aparición como sideman en Point of Departure de Andrew Hill, Dolphy se fue de gira por Europa con el sexteto de Charles Mingus (una de las bandas más subestimadas de Mingus y sin duda una de las más excitantes) a principios de 1964. A partir de ahí se instaló en Europa con su prometida, que trabajaba en la escena del ballet en París. Después de dejar Mingus, tocó y grabó con varias bandas europeas y se estaba preparando para unirse a Albert Ayler para una grabación.

En la noche del 28 de junio de 1964, Dolphy se derrumbó en las calles de Berlín y fue llevado a un hospital. Los médicos del hospital que lo atendieron, que no tenían ni idea de que Dolphy era diabético, pensaron que él (como tantos otros músicos de jazz) había tomado una sobredosis de drogas, por lo que lo dejaron acostado en una cama de hospital hasta que las «drogas» siguieran su curso.

Las notas del set de nueve discos del Prestige dicen que «colapsó en su habitación de hotel y cuando lo llevaron al hospital le diagnosticaron un coma diabético. Después de ser administrado una inyección de insulina (aparentemente un tipo más fuerte que lo que entonces estaba disponible en los EE.UU.) él cayó en un shock de insulina y murió».

Dolphy moriría al día siguiente en un coma diabético, dejando un corto pero tremendo legado en el mundo del jazz, que fue inmediatamente honrado con su incorporación al Salón de la Fama de la revista Down Beat ese mismo año. Coltrane rindió homenaje a Dolphy en una entrevista: «Cualquier cosa que yo dijera sería un eufemismo. Sólo puedo decir que mi vida mejoró mucho conociéndolo. Era una de las mejores personas que he conocido, como hombre, amigo y músico».

La presencia musical de Dolphy influyó profundamente en el «quién es quién» de los jóvenes músicos de jazz que se convertirían en leyendas por derecho propio. Dolphy trabajó intermitentemente con Ron Carter y Freddie Hubbard a lo largo de su carrera, y en años posteriores contrató a Herbie Hancock, Bobby Hutcherson y Woody Shaw en varias ocasiones para trabajar en sus bandas en vivo y de estudio. Out to Lunch presentó a otro joven león que acababa de empezar a trabajar con Dolphy en el baterista Tony Williams, justo cuando su participación en la sesión Point of Departure puso su influencia en contacto con el prometedor tenor Joe Henderson.

Carter, Hancock y Williams se convertirían en una de las secciones rítmicas vanguardistas por excelencia de la década, tanto en sus propios álbumes como en la columna vertebral del segundo gran quinteto de Miles Davis. Esta parte del segundo gran quinteto es una nota a pie de página irónica para Davis, a quien no le gustaba la música de Dolphy pero sí absorbió una sección rítmica que había trabajado bajo la dirección de Dolphy y creado una banda cuyo estilo de «out» era, como era de esperar, muy similar al de Dolphy.

Además, su trabajo con el productor de jazz y rock Alan Douglas permitió que la marca única de expresión musical de Dolphy se extendiera póstumamente a los músicos en los ambientes de jazz fusión y rock, más notablemente con los artistas John McLaughlin y Jimi Hendrix. Frank Zappa, un intérprete ecléctico que se inspiró en la música jazz, rindió homenaje al estilo de Dolphy en el instrumental The Eric Dolphy Memorial Barbecue.

Fuente: allaboutjazz.com
Traducción: deepl.com/translator