Niño Josele: «He buscado la perfección humana, que siempre es imperfecta»

Fernando Trueba ha producido el nuevo álbum del artista, Española, en el que vuelve a aproximarse con tino al jazz, que se entrevera con las seis cuerdas de Niño Josele.

Fuente: abc.es
Por: Jose  Alfonso Ignacio Serrano | Madrid | Lunes , 23-11-09

Imagínense a un sibarita del jazz empeñado en enganchar al género a un amigo amante del flamenco. Le bombardearía con copias de sus mejores tesoros firmados por McCoy Tyner, Sony Rollins, Ornette Coleman, Miles Davis… hasta dejarle sin aliento y convertirlo a su religión, y llegado el caso, le invitaría a acompañarle a ver un concierto de alguna estrella emergente, o incluso a ir de compras, arriesgándose a tener un nuevo competidor a la caza de discos imposibles.
Alguna de estas escenas bien podría haberse dado en el día a día de la amistad que une al cineasta Fernando Trueba y al guitarrista Juan José Heredia, «Niño Josele», que acaban de volver a unir sus fuerzas en Española. El nuevo disco que publica el artista almeriense viene a ser un epílogo para el álbum Paz, en el que afrontó por primera vez el desafío del jazz interpretando un repertorio elegido por Trueba, quien además coprodujo con Javier Limón. En esta nueva entrega, Niño Josele arranca con una espectacular versión del clásico de McCoy Tyner que da título al disco, y vuelve a declarar su amor por Bill Evans en el corte Waltz for Bill. Pero este no es un disco de flamenco jazz, ni de jazz flamenco.

“Española” es la continuación lógica de “Paz”, pero con muchos cambios que hacen de este disco el mayor desafío al que me he enfrentado», explica el artista. «Son cambios en cuanto a la dificultad del repertorio, que exige un nivel altísimo, pero también en cuanto a mi evolución con el instrumento», señala. «Después de la gira con Paco de Lucía ha habido un fuerte crecimiento en mi técnica. Cuando terminé “Paz” sentía que incluso la cabeza, la mentalidad, me habían cambiado. Fue el disco que más puertas me abrió, y no hablo de su éxito, sino de que al grabarlo comprendí las infinitas posibilidades de la música. Empecé a ver este arte de otro modo, que finalmente se ha plasmado en “Española”».
Trueba, después de escuchar unas maquetas que le envió Niño Josele, le contestó: «Esto no es flamenco, es sólo música bellísima, y quiero producirla». El guitarrista siguió enviando material, y el cineasta trazó rápidamente sus planes. «Enseguida empezó: “Aquí te voy a poner a fulano, en esta otra canción colaborará mengano, llamaré a no sé quién para que meta vientos en esta parte…”, lo tenía todo clarísimo. Yo ni siquiera conocía a algunos de los músicos que mencionaba», confiesa Niño Josele.
El resultado es un elenco en el que brillan los nombres de Phil Wood, John Benítez, Dafnis Prieto, Ralph Bowen o Michael P. Mossman, además de habituales colaboradores de Josele como Piraña o Javier Colina. Entre todos han tejido una de las últimas joyas discográficas del año, un oasis de pureza con las guitarras grabadas en directo y sin edición, incluyendo esas minúsculas fallas (si es que lo son), a la búsqueda, dice Niño Josele, «de lo que Trueba llama “la perfección humana”, que siempre es imperfecta».

Niño Josele propone «otra forma de ver el flamenco» en ‘Española’

«La ignorancia tambien es importante en la musica»

Fuente: publico.es
Por: Jesus Centeno | Madrid | 02/11/2009

Gitano de cuna, descendiente de una larga dinastia de tocaores almerienses y discipulo de Paco de Lucia. Niño Josele (1974), obrero de la guitarra con un pie puesto en el mestizaje y el otro en la tradicion, hace tiempo que encontro nuevos recursos mss alla del flamenco.

Tras acompañar en los ultimos años a Diego el Cigala y Enrique Morente, el guitarrista publica Española, su quinto disco como solista producido por Fernando Trueba.

Niño Josele responde con picardia de barrio y honestidad. El va a su aire, arriesgando en cada disco, reinterpretando el genero. Primero con el jazz y, ahora, tambien con musica caribeña. «El mundo demanda cosas nuevas. Respeto los codigos del flamenco, pero los musicos tienen que dejarse llevar. Los jovenes tenemos que aprender que podemos llevar el flamenco a otro nivel», dice el guitarrista.

En el nuevo album, Niño Josele homenajea a sus tres grandes maestros. Bebo Valdes (Zapateado para Bebo), Paco de Lucia (Camino de Lucia) y… Bill Evans. «Estoy enamorado de su musica. Escucho jazz desde que tengo siete años. Por las noches, me encerraba en mi cuarto y escuchaba la radio. Tomaba cintas y empezaba a grabar todos los programas en los que emitian jazz. De ahi viene mi intuicion hacia otras musicas», confiesa.

«De Evans me gusta su musicalidad. Todo lo suyo sonaba muy magico, pero yo no sabía que tenia una formacion clasica. Se nota si te paras a escucharlo. Era increible, le gustaba tocar cosas de otros y darles la vuelta. Sabia hacer versiones y tenia mucha imaginacion», reflexiona.

Para este nuevo disco han colaborado el saxofonista Ralph Bowen y el trompetista Michael Philip, pero la estrella es el tambien saxofonista Phil Woods, un grande «a la altura de Charlie Parker» que participa en dos canciones, ¿Es esto una buleria? y Waltz for Bill. «Colaborar con estos musicos ha sido un gran reto. Fernando [Trueba] me dijo: ‘este disco va a ser distinto y vas a tocar con gente con la que no has tocado nunca. Gente de fuera muy buena y muy preparada'», comenta

La rumba, un genero despreciado por los puristas del flamenco, tambien tiene su espacio con Gloria bendita, una de las mas destacadas del disco. «Es imposible decir si el ‘look’ es flamenco o popero; sólo se que quería que tuviera aire cubano», declara Niño Josele.

Como dice en los creditos del disco, Española ha sido grabado a pelo, con guitarras en directo y sin edicion. «Los grandes musicos en el jazz tocan los temas del tiron. Un trabajo de edicion, con retoques, no es natural. La musica sale un poco fria y te diviertes menos. Es un trabajo de tecnico, no de musico». Ademas, casi todo fue grabado a una toma.

«La primera toma es siempre la mejor. Por el estado de animo, por las ganas, por la imaginacion….si preparas mucho una cancion la empiezas a destruir porque la adornas de mala manera. Al final te quedas con la primera toma, que es siempre la mas sencilla», subraya.

Para tocar con ellos, decidio que debía dar algunas clases, en plan autodidacta. «La gente me dice: ‘pero si a ti no te hace falta estudiar’. Y sí que hace falta. Ademas, la guitarra nunca se deja de aprender. El problema es que tambien puede ser un arma de doble filo. La ignorancia es importante en la musica. Cuanto mas natural mejor».

Niño Josele presento Española en la ciudad en la que despunto Evans, Nueva York (en el Village Vanguard, desde el 20 al 25 de octubre pasado; el disco estara en la calle el proximo seis de noviembre [N. de aldemedianoche]). Allí actuo, la semana pasada, durante seis noches seguidas. «El flamenco es una musica de raiz y por eso engancha a la gente. El cante es mas duro de entender, pero la musica instrumental es más abierta. Ademas, fuera no es como aqui: no te ponen etiquetas», apunta el musico.

Niño Josele tiene dos vidas. Aunque pasa por su mejor momento como solista, no olvida su otra actividad: la de acompañamiento. Ha tocado para Diego el Cigala y Enrique Morente y tambien escolto a Paco de Lucia en su última gira. «Paco es mi guia. Ni en mis mejores sueños habria imaginado que iba a tocar con el. Con Paco te das cuenta de la verdad de la guitarra. Con el, la guitarra cambio, y mi vida tambien», concluye.