Murio el gran Pocho Lapouble

Fuente: clarin.com

Baterista, compositor, docente, el notable jazzista argentino fue una de las grandes figuras del género.

El baterista, compositor, director y arreglador Pocho Lapouble murió ayer al mediodía en una clínica de Adrogué, a los 67 años, por causa de una embolia cerebral.

Había nacido en La Plata y contó con una amplia paleta de recursos musicales. Además de formarse en la escuela de bateristas de Nino Dossena, estudió percusión con Antonio Yepes y armonía y composioción con Francisco Kröpfl, Gerardo Gandini y Gustavo Beytelmann, e integró los conjuntos de Alberto Favero, Enrique «Mono» Villegas, Jorge López Ruiz, Astor Piazzolla, Dino Saluzzi, Rodolfo Mederos, Eduardo Lagos, Jorge Navarro y Horacio Larumbe, además del grupo Quinteplús (con el que compuso el tema El pasito de Nano, dedicado al recientemente fallecido Nano Herrera). Ultimamente se venía presentando en trío con Norberto Machline y Alejandro Herrera.

Compuso música para teatro y para cine. En el primer rubro, destacan sus partituras para Medea (Inda Ledesma), Lo que vio el mayordomo (Norma Aleandro), Noche de estreno (Lito Cruz); Henny y Tales (Ricardo Talesnik), La pura verdad (Carlos Moreno), Mataron a un taxista (Roberto Duran), Por amor a Shakespeare (Delma Ricci), Subordinacion o valor (Alejandro Azzano) y El Avaro (Juan Carlos Gene), entre otras. Sus colaboraciones para el cine incluyen Venido a menos (Alejadro Azzano), Adios, Roberto (Enrique Dawi), Tacos Altos (Sergio Renan), ¿Donde estas, amor de mi vida, que no te puedo encontrar? (Juan Jose Jusid) y Sapukay, mi pueblo (Fernando Siro), entre muchas otras.

También compuso para radio y televisión. Creó cortinas y realizó la dirección musical de programas como como La noche de Susana (Susana Giménez) y Verde Limón (el programa infantil de Cristina Banegas). Tuvo su propia empresa de servicios musicales, con la que produjo a cantantes como Marianella, Amelita Baltar, Magdalena León y otras. De 1972 a 1982 fue director y arreglador de los temas y la actuaciones de Palito Ortega.

También se destacó en la docencia. Al momento de su muerte se desempeñaba como profesor de batería y música en la escuela de Artes y Oficios de esteban Echeverría y tenía a su cargo la cátedra de Ensamble Musical en la Escuela Popular de Música del Sindicato Argentino de Músicos.