Hace 23 años…

Nunca ninguno de los que pasaron por la conducción de nuestro programa, mi hermano Beto Preuss, nuestros amigos Gabriel Sorá como Guillermo Campano, tanto como yo (Juan Carlos) que aún me mantengo a pie del microfono (a nuestro más reciente colaborador, Gervasio Vallati, no lo comprometemos) se nos ocurrió llevar una estadistica de nuestra trayectoria. Así es que no sabemos la cantidad de programas emitidos (aunque no sabemos para que realmente sirve ésto!!), las veces que nos fué imposible salir al aire (otra…, para quéee!!) y otras estadisticas inútiles que no se me ocurren ahora.

Si puedo decir que fuimos cuidadosos de no repetir música ya emitida y que las carpetas con la musica y la data las guardamos por fecha, ésto último más firme desde la digitalización de la música, también las grabaciones de las emisiones al aire las conservamos celosamente. Pero quizá el más importante de los datos: qué día empezamos con ésta ya vieja aventura, todavía se nos escapa. Siempre, y no sé porque, mantuvimos como fecha probable un día a mediados de octubre de 1990 (el año es lo único certero en toda nuestra «estadística»).

Pero a quién le interesa éso, lo más importante es que después de 23 años todavía estamos acá y con ganas de seguir unos años más. Todo dependerá de cuánto ustedes quienes sostienen ésto, estén dispuestos a seguirnos. El sostén de cada salida semanal no podemos atribuirselo a otros sino a quienes están cada jueves del otro lado (y claro está a las emisoras por donde hemos pasado como a nuestra actual casa) ya que no existe otro «sostén», salvando las motivaciones propias, que mantenga nuestras salidas semanales, me refiero a un sostén económico bajo la forma típica de los auspiciantes.

Nunca en todos éstos años nos pusimos las pilas para intentar recaudar algo siquiera para cubrir los gastos, siempre estamos por hacerlo… Las motivaciones siempre fueron detrás del compartir la música, los buenos momentos… Así que mientras haya ganas aquí estaremos, por el entusiasmo de seguir haciendolo, nunca condicionados por aprietes económicos (quizá ya séa hora de extraerle un peso a todo éste entusiasmo, aunque más no séa para pagarnos la música).

Gracias a todos quienes hicieron posible éstos buenos momentos, hasta siempre amigos…