Día Internacional del Jazz

Día Intrnacional del Jazz - abril 30, 2013

Estambul, sede de la celebración oficial

Tras el gran éxito cosechado en su primera edición, la UNESCO, en colaboración con el Thelonius Monk Institute of Jazz, organiza el segundo Día Internacional del Jazz. Esta jornada está dedicada a promover en la comunidad internacional los valores del jazz como herramienta educativa, como vehículo para la paz, la unidad, el diálogo y para una cooperación reforzada entre los pueblos.

Este año 2013 marca también el inicio del Decenio Internacional de los Afrodescendientes, consagrado al tema “reconocimiento, justicia y desarrollo para las personas de ascendencia africana”.

Estambul (Turquía) es la sede oficial de la edición 2013. Turquía se caracteriza por una tradición secular del jazz. Munir Ertegun, primer embajador turco en Washington en los años 30, abrió las puertas de la sede diplomática a los músicos de jazz afro-americanos más importantes del momento para que en sus estancias pudiesen tocar libremente ya que la sociedad de la época vivía marcada por la segregación racial. Inspirados por este legado, los hijos del embajador, Ahmet y Nesuhi, continuaron la senda iniciada por su padre y crearon el primero sello discográfico de jazz y gospel en Estados Unidos (Atlantic Records, 1947), una compañía que desempeñó un papel fundamental en la difusión del jazz en el mundo.

El Día Internacional del Jazz fue proclamado en la Conferencia General de la UNESCO, en noviembre de 2011. En su primera edición, el 30 de abril de 2012, se organizaron diferentes conciertos y actividades en el mundo. Algunas de las figuras más importantes del jazz contemporáneo se reunieron en los conciertos que tuvieron lugar en la Sede de la UNESCO en París, en la sede de Naciones Unidas en Nueva York (EE.UU.) y en la emblemática Congo Square de Nueva Orleans (EE.UU.). Desde Alger a Buenos Aires, pasando por Varsovia o Santo Domingo, cientos de países celebraron el primer Día Internacional del Jazz.

Fuente: unesco.org

Casi es 1 de mayo y ésta nota recién sale…!!, es que desde anoche no pude entrar, recién ahora el servidor está accesible. Que el género tenga su día, una fecha formal de celebración, es solo un trámite, una simpática formalidad, algo que quizás debiera haberse hecho mucho, mucho antes…, porque los valores que se le atribuyen y sobre los que se fundaron razones para su imposición son reconocidos desde hace muchisimo tiempo.

La tierra que vió nacer al jazz, y más allá del lugar a las sombras que el propio pueblo norteamericano le adjudicara entre otras cosas por cuestiones raciales, se tomó su tiempo para brindarle el reconocimiento a un emblema del país del norte hoy ya patrimonio de la humanidad. Recuerdo una nota que diera el saxofonista Sonny Rollins hace poco tiempo atrás en donde con dolor comentaba la ausencia en la TV de un solo programa dedicado al jazz y de la escasa difusión radial, a no ser que se trate de señales exclusivas, algo apenas mitigado por la inclusión, hace muy poco tiempo, de una Big Band en la Embajada Cultural que recorre el mundo llevando la cultura norteamericana fuera de su país.

Y como es que prendió tanto fuera de sus tierra?, decididamente no por iniciativa de los suscesivos gobiernos empeñados en el proceso de penetración cultural como una forma de conquista y presencia fuera de su territorio, sino que la «penetración» estuvo motorizada por los valores intrinsecos del propio movimiento reconocidos como tales por músicos y escuchas de los lugares más reconditos del planeta, valores que hoy levanta la UNESCO para justificar la celebración del Día Internacional del Jazz:  «…como herramienta educativa, como vehículo para la paz, la unidad, el diálogo y para una cooperación reforzada entre los pueblos.» Cada uno de éstos valores ya fueron advertidos por los propios músicos y puestos en práctica en cada uno de sus proyectos (hemos hablado pila de la forma en que Miles Davis construyó su obra y como contribuyó en la de sus musicos) y algo que se le sumó hace poco es la inclusión en las curriculas educativas de algunas universidades y escuelas secundarias del estudio del Jazz como una forma de acceso al trabajo comunitario y además por atribuírsele aptitudes para el desarrollo de la inteligencia práctica dado su carácter improvisador nato.

A escuchar y hacer jazz que se acaba el mundo…!!