Quincy Jones::: Marzo 14, 1933

Quincy Jones::: Marzo 14, 1933

Empresario en el sentido más amplio y creativo de la palabra, la carrera de Quincy Jones ha abarcado los roles de compositor, artista, arreglista, director de orquesta, instrumentista, ejecutivo de una compañía discográfica, fundador de una revista, empresario de multimedia, humanitario, inversor y productor de discos, películas y televisión. Como maestro inventor de híbridos musicales, ha mezclado música pop, soul, hip-hop, jazz, clásica, africana y brasileña en muchas fusiones deslumbrantes, atravesando prácticamente todos los medios, incluyendo discos, actuaciones en directo, películas y televisión.

La magia creativa de Jones ha abarcado más de siete décadas, comenzando con la música de la época posterior al swing, y sigue influyendo en los híbridos multimedia internacionales de alta tecnología de hoy en día. Nombrado por la revista Time como uno de los músicos de jazz más influyentes del siglo XX, Jones nació el 14 de marzo de 1933 en el lado sur de Chicago y se crió en Seattle. Comenzó a tocar la trompeta bajo la tutela del legendario Clark Terry y continuó sus estudios musicales en la prestigiosa Schillinger House (ahora conocida como Berklee College of Music) en Boston. Permaneció allí hasta que surgió la oportunidad de hacer una gira con la banda de Lionel Hampton como trompetista, arreglista y pianista con sólo 20 años, y a mediados de los años 50, estaba arreglando y grabando para grandes músicos como Sarah Vaughan, Ray Charles, Count Basie, Duke Ellington, Big Maybelle, Dinah Washington, Cannonball Adderley y LaVern Baker.

En 1957, Jones amplió su educación musical bajo la disciplina de Nadia Boulanger, la legendaria tutora parisina que también instruyó a compositores estadounidenses expatriados como Leonard Bernstein y Aaron Copland. Para subvencionar sus estudios, aceptó un trabajo en Barclay Disques, el distribuidor francés de Mercury, y grabó a muchos artistas europeos, a saber, Charles Aznavour, Jacques Brel y Henri Salvador, así como a artistas estadounidenses, Sarah Vaughan, Billy Eckstine y Andy Williams.

En 1961, Jones se convirtió en el Vicepresidente de Mercury Records y fue el primer ejecutivo negro de alto nivel de una importante compañía discográfica establecida. Hacia el final de su asociación con el sello, Quincy dirigió su atención a otro sector de la industria que se había cerrado a los afroamericanos: el mundo de las partituras cinematográficas. Como primer compositor negro que fue acogido por el establishment de Hollywood en los años 60, ayudó a refrescar las partituras de las películas con infusiones de jazz y soul. En 1963, compuso la música de Sidney Lumet, The Pawnbroker, que se convertiría en la primera de sus casi 51 partituras para cine y televisión. Además, Jones fue el primer director de orquesta popular que grabó con un bajo de Fender, y su tema de la exitosa serie de televisión, Ironside, fue el primer tema pop basado en un sintetizador.

Ese mismo año, Jones ganó el primero de sus 27 premios Grammy por su arreglo de «I Can’t Stop Loving You» de Count Basie, y continuó trabajando con Basie en el clásico de Frank Sinatra, Sinatra At The Sands, que contiene el famoso arreglo de «Fly Me To The Moon»: la primera grabación tocada en la luna por el astronauta Buzz Aldrin, cuando aterrizó en 1969.

En 1985, Jones coprodujo la adaptación de Steven Spielberg de «El color púrpura» de Alice Walker, que obtuvo once nominaciones al Oscar y marcó su debut como productor cinematográfico. También se le atribuye el mérito de presentar a Whoopi Goldberg y Oprah Winfrey al público a través de esta importante película.

Más en:  quincyjones.com

Quincy Jones | marzo 14, 1933


Quincy JonesEmpresario en el sentido más amplio y creativo de la palabra, la carrera de Quincy Jones ha abarcado los roles de compositor, productor discográfico, artista, productor cinematográfico, arreglista, director, instrumentista, productor de TV, ejecutivo de una compañía discográfica, fundador de una revista, empresario multimedia y humanitario.

Como inventor maestro de híbridos musicales, ha mezclado música pop, soul, hip-hop, jazz, jazz, clásica, africana y brasileña en muchas fusiones deslumbrantes, recorriendo prácticamente todos los medios, incluyendo discos, actuaciones en vivo, películas y televisión.

Celebrando más de 60 años actuando y participando en la música, la magia creativa de Quincy se ha extendido por más de seis décadas, comenzando con la música de la era post-swing y continuando a través de los híbridos multimedia internacionales de alta tecnología de hoy en día.

A mediados de los años 50, fue el primer director arreglista popular que grabó con un bajo de Fender. Su tema de la exitosa serie televisiva Ironside fue el primer tema pop basado en sintetizador. Como el primer compositor negro en ser abrazado por el establecimiento de Hollywood en los años 60, ayudó a refrescar la música de películas con infusiones de jazz y soul. Su álbum histórico de 1989, Back On The Block -conocido como «Album Del Año» en los premios Grammy de 1990- trajo a leyendas como Dizzy Gillespie, Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan y Miles Davis junto con Ice T, Big Daddy Kane y Melle Mel para crear la primera fusión de las tradiciones musicales be bop y hip hop; Como productor y director de la histórica grabación «We Are The World» (el single más vendido de todos los tiempos) y de los discos en solitario multi-platino de Michael Jackson, Off The Wall, Bad and Thriller (el álbum más vendido de todos los tiempos, con más de 50 millones de copias vendidas), Quincy Jones es uno de los artistas/ejecutivos creativos más exitosos y admirados en el mundo del entretenimiento.

Su grabación de 1995, Q’s Jook Joint, nuevamente mostró la habilidad de Quincy para moldear los talentos únicos de un grupo ecléctico de cantantes y músicos, en lo que dio como resultado una retrospectiva de su amplia y diversa carrera, desde la de un experimentado músico de Jazz, a compositor, arreglista y líder de banda, hasta el aclamado productor discográfico.

Una referencia a las casas club backwoods de la América rural en los años 30,40 y 50, el platino que vende Q’s Jook Joint presentó actuaciones de artistas como Bono, Brandy, Ray Charles, Phil Collins, Coolio, Kenny «Babyface» Edmonds, Gloria Estefan, Rachelle Ferrell, Aaron Hall, Herbie Hancock, Heavy D., Ron Isley, Chaka Khan, R. Kelly, Queen Latifah, Tone Loc, the Luniz, Brian McKnight, Melle Mel, Shaquille O’ Neal, Joshua Redman, la compañía musical de Broadway Stomp, SWV, Take 6, recién llegado Tamia, Toots Thielemans, Mervyn Warren, Barry White, Warren Wiebe, Charlie Wilson, Nancy Wilson, Stevie Wonder, Mr. X, y Yo-Yo, entre otros, y obtuvo siete nominaciones al Grammy.

Su grabación, From Q, With Love, presentó una colección de 26 canciones de amor que grabó durante los últimos 32 años de su carrera de más de 50 años en el negocio de la música.

Nombrado por la revista Time Magazine como uno de los músicos de jazz más influyentes del siglo XX, Quincy Jones nació el 14 de marzo de 1933 en Chicago y creció en Seattle. Mientras estaba en la escuela secundaria, comenzó a estudiar trompeta y cantó en un cuarteto de gospel a los 12 años. Sus estudios musicales continuaron en el prestigioso Berklee College of Music de Boston, donde permaneció hasta que surgió la oportunidad de hacer una gira con la banda de Lionel Hampton como trompetista, arreglista y alguna vez pianista. Se trasladó a Nueva York y a las grandes ligas musicales en 1951, donde su reputación como arreglista creció.

A mediados de los 50, ya estaba arreglando y grabando para artistas tan diversos como Sarah Vaughan, Ray Charles, Count Basie, Duke Ellington, Big Maybelle, Dinah Washington, Cannonball Adderly y LeVern Baker.

En 1957, Quincy decidió continuar su educación musical estudiando con Nadia Boulanger, la legendaria tutora parisina de compositores americanos expatriados como Leonard Bernstein y Aaron Copeland. Para subvencionar sus estudios tomó un trabajo con Barclay Disques, distribuidor francés de Mercury. Entre los artistas que grabó en Europa se encuentran Charles Aznavour, Jacques Brel y Henri Salvador, así como visitantes de América como Sarah Vaughan, Billy Eckstine y Andy Williams.

Quincy ganó el primero de sus muchos Grammy’s en 1963 por su arreglo Count Basie de «I Can’ t Stop Loving You». La asociación musical de Quincy durante tres años como director y arreglista con Frank Sinatra a mediados de los 60’s también lo unió con Basie para el clásico Sinatra At The Sands, que contenía el famoso arreglo de «Fly Me To The Moon», la primera grabación interpretada por el astronauta Buzz Aldrin cuando aterrizó en la superficie de la luna en 1969.

Cuando se convirtió en vicepresidente de Mercury Records en 1961, Quincy se convirtió en el primer ejecutivo negro de alto nivel de una importante compañía discográfica establecida. Hacia el final de su asociación con la disquera, Quincy centró su atención en otra área musical que había estado cerrada a los negros, el mundo de las partituras cinematográficas. En 1963, comenzó a trabajar en la música para The Pawnbroker de Sidney Lumet y fue el primero de sus 33 partituras cinematográficas más importantes. En 1985, coprodujo la adaptación de Steven Spielberg de The Color Purple, de Alice Walker, que obtuvo once nominaciones al Oscar, presentó a Whoopi Goldberg y Oprah Winfrey al público, y marcó el debut de Quincy como productor cinematográfico. En 1991 Quincy ayudó a lanzar la exitosa serie de NBC-TV, The Fresh Prince Of Bel Air, para la cual sirvió como productor ejecutivo.

En 1990, Quincy Jones formó Quincy Jones Entertainment (QJE), una empresa conjunta con Time Warner, Inc. La nueva compañía, que Quincy fungió como CEO y presidente, tenía una amplia agenda multimedia que abarcaba la programación de tecnologías actuales y futuras, incluyendo películas teatrales y redes, televisión por cable y sindicada. QJE produjo Fresh Prince Of Bel Air de NBC Television (ahora en sindicación), y In The House de UPN y Mad TV de Fox Television, entre otros programas sindicados y especiales de televisión. En 1991 Jones fundó VIBE Magazine, y con su grupo editorial VIBE Ventures, adquirió SPIN Magazine antes de ceder sus intereses en la revista.

En enero de 1992, el ejecutivo de Quincy Jones produjo el concierto An American Reunion en el Lincoln Memorial, un concierto y celebración de estrellas que fue el primer evento oficial de la celebración inaugural presidencial y que fue aclamado ampliamente como una retransmisión de HBO.

El 25 de marzo de 1996, Quincy Jones, ejecutiva produjo el espectáculo de premios más visto del mundo, los 68º Premios Anuales de la Academia. El espectáculo fue aclamado como uno de los más memorables de los últimos años.

En 1997, Quincy Jones formó el Quincy Jones Media Group. Los proyectos cinematográficos en desarrollo de QJMG incluyen películas tan esperadas como las adaptaciones de la novela de Ralph Ellison Juneteeth, The Children for Home Box Office de David Halberstam en asociación con los productores Kathleen Kennedy y Frank Marshall, una biografía del poeta ruso del siglo XIX Alexander Pushkin, Pimp and Seeds of Peace for Showtime, entre otros. Para la televisión, QJMG está desarrollando la comedia The White Guy. QJMG también participa activamente en entretenimiento en vivo, marketing de respuesta directa y proyectos cross-media para aplicaciones educativas y de entretenimiento en el hogar.

Como ejecutivo de una compañía discográfica, Quincy se mantuvo muy activo en el campo de la grabación a lo largo de los años 90 como la fuerza rectora detrás de sus propios Qwest Records, que presumía de artistas tan importantes como New Order, Tevin Campbell, Andre Crouch, Patti Austin, James Ingram, Siedah Garrett, Gregory Jefferson y Justin Warfield. El álbum de New Order, Substance ganó a Qwest un álbum de oro en 1987. Tevin Campbell’s T. E. V. I. N. de Tevin Campbell fue a la vez una sensación crítica y un gran éxito comercial, y el lanzamiento del disco de la banda sonora Boyz N The Hood por parte del sello discográfico fue una de las grabaciones de banda sonora más exitosas de 1991. Qwest Records también ha publicado álbumes de la banda sonora de las principales películas Sarafina! y Malcolm X.

En 1994, Quincy Jones lideró un grupo de empresarios, entre ellos Willie Davis, jugador de fútbol del Salón de la Fama, el productor televisivo Don Cornelius, el periodista de televisión Geraldo Rivera y la empresaria Sonia Gonsalves Salzman en la formación de Qwest Broadcasting, una empresa de radiodifusión controlada por minorías que compró estaciones de televisión en Atlanta y Nueva Orleáns por aproximadamente 167 millones de dólares, lo que la convierte en una de las mayores empresas de radiodifusión de propiedad minoritaria de los Estados Unidos. Quincy se desempeñó como presidente y director ejecutivo de Qwest Broadcasting. En 1999, aprovechando la rápida escalada de los valores de las emisoras, Jones y sus socios vendieron Qwest Broadcasting por 270 millones de dólares.

Los laureles, premios y elogios han sido innumerables: Quincy ha ganado un Emmy Award por su partitura del episodio inaugural de la histórica miniserie de TV, Roots, siete nominaciones a los Oscar, el premio Jean Hersholt Humanitarian Award de la Academy of Motion Picture Arts and Sciences, 27 Grammy Awards, y N. A. R. A. A. S.». prestigioso Trustees’ Award y The Grammy Living Legend Award. Es el artista Grammy más nominado de todos los tiempos con un total de 79 nominaciones de Grammy. En 1990, Francia reconoció a Quincy con su título más distinguido, el Commandeur de la Legion d’ Honneur. También ha recibido el Premio de las Artes y Letras Distinguidas del Ministerio de Cultura de Francia. Quincy es galardonado con el Premio de Música Polar de la Real Academia Sueca de Música y el Premio Rudolph Valentino de la República Italiana. También ha recibido doctorados honorarios de Howard University, Berklee College of Music, Seattle University, Wesleyan University, Brandeis University, Loyola University (Nueva Orleans), Clark Atlanta University, La Escuela de Postgrado de la Universidad Claremont, la Universidad de Connecticut, la Universidad de Harvard, la Universidad Tuskegee, la Universidad de Nueva York, la Universidad de Miami y el American Film Institute, entre otras. En 2001, Jones fue nombrado Centro Kennedy Honoree por sus contribuciones al tejido cultural de los Estados Unidos de América. Fue reconocido por el National Endowment for the Arts como un Maestro de Jazz – el más alto honor jazzístico de la nación, y recientemente recibió la Medalla Nacional de las Artes, el más alto honor artístico de nuestra nación.

En 1990, su vida y carrera fueron relatadas en la aclamada película de Warner Bros., Listen Up: The Lives of Quincy Jones, producida por Courtney Sale Ross, una película que ayudó a iluminar no sólo la vida y el espíritu de Quincy Jones, sino que también reveló mucho sobre el desarrollo de la tradición musical afroamericana. Reflexionando sobre los cambios en la música pop a lo largo de los años, Quincy dice:»Si hay algún denominador común, son el espíritu y la musicalidad. Me gusta la música que me pone la carne de gallina, la música que toca mi corazón y mi alma «. A través de los años, Quincy Jones ha alcanzado la esencia de la música y el arte: la habilidad de tocar los sentimientos y emociones de la gente.

En 2001, Quincy Jones agregó el título «Mejor Autor de Venta» a su lista de logros cuando su autobiografía «Q: La Autobiografía de Quincy Jones» ingresó en las listas de best-sellers del New York Times, Los Angeles Times y Wall Street Journal. Publicada por la editorial Doubleday Publishing, la biografía aclamada por la crítica relata la historia de la vida de Jones desde sus días como un joven empobrecido en el lado sur de Chicago a través de una impresionante carrera musical, cinematográfica y televisiva donde trabajó junto a leyendas como Billie Holiday, Ray Charles, Dizzy Gillespie, Count Basie, Ella Fitzgerald y Michael Jackson, entre muchas otras. En conjunción con la autobiografía, Rhino Records lanzó un set de 4 cd boxeado con la música de Jones, abarcando su carrera de más de 5 décadas en el negocio de la música, titulado «Q: The Musical Biography of Quincy Jones».

La grabación de audio de «Q: La autobiografía de Quincy Jones» (Simon & Schuster) le valió a Jones su 27º premio Grammy, en la categoría de Mejor Palabra Hablada, mientras que «P: La Biografía Musical de Quincy Jones» le valió un 15º premio NAACP Image Award, en la categoría de Artista Destacado de Jazz.

En 2008 «The Complete Quincy Jones: My Journey & Passions, (Palace Press) examinó el virtuosismo del hombre Frank Sinatra llamado» Q «, celebrando su prolífica contribución al arte y la cultura estadounidenses. El libro incluía un prólogo de Clint Eastwood, un prefacio de Bono, una introducción de Maya Angelou y una palabra posterior de Sidney Poitier. Compuesta por entrevistas personales y recuerdos de Jones, esta colección se encuentra detrás del velo de la celebridad, con un acceso extraordinario a sus inspiraciones creativas y logros.

Los próximos proyectos de Jones incluyen el próximo lanzamiento de Soul Bossa Nostra, un álbum que incluye a algunos de los artistas y productores discográficos más importantes de la actualidad como Usher, Ludacris, Akon, Jamie Foxx, Jennifer Hudson, Mary J. Blige, T-Pain, Robin Thicke, LL Cool J, John Legend, Snoop Dogg, Wyclef Jean, Q-Tip, Talib Kweli, Three 6 Mafia, David Banner, Bebe Winans, Mervyn Warren, Jermaine Dupri, DJ Paul y Scott Storch, entre otros, que se han unido para celebrar la música del productor, compositor y arreglista ganador de multi-Grammy, grabando versiones contemporáneas de grabaciones populares de su catálogo masivo; el libro «Q on Producing» que relata su larga carrera de seis décadas trabajando en el estudio de grabación con iconos musicales como Count Basie, Duke Ellington, Ella Fitzgerald, Frank Sinatra y Michael Jackson, entre muchos otros; un álbum de dúos con Stevie Wonder y Tony Bennett; así como múltiples proyectos para cine y televisión.

Con una larga historia de trabajo humanitario que comenzó en los años 60 y 70, Jones fue uno de los principales partidarios de la Operación P. U. S. H. de Jesse Jackson. En 1985, fue pionero en el modelo de usar celebridades para recaudar dinero y concientizar sobre una causa con «Somos el mundo». La canción sigue siendo el tema más vendido de todos los tiempos y recaudó más de 63 millones de dólares para aliviar la hambruna etíope. Sin embargo, lo que es más importante, centró la atención en la sequía etíope y el gobierno de Estados Unidos respondió con más de 800 millones de dólares en ayuda.

En 1999, Quincy Jones se unió a Bono y Bob Geldof durante una reunión con el Papa Juan Pablo II como parte de la delegación del Jubileo 2000 para terminar con la deuda del tercer mundo. La visita de la delegación dio lugar a 27.000 millones de dólares en alivio de la deuda mundial para Bolivia, Mozambique y Costa de Marfil.

En 2004, frente a un público en directo de más de medio millón de espectadores, Jones lanzó la iniciativa We Are the Future con un concierto en el que participaron Carlos Santana, Alicia Keyes, Josh Groban, Oprah Winfrey, Norah Jones y una gran cantidad de artistas de todo el mundo. La iniciativa ha establecido Centros Municipales para la Infancia en las ciudades de Addis Abeba (Etiopía), Asmara (Eritrea), Freetown (Sierra Leona), Kigali (Ruanda) y Nablus (Palestina), donde se está capacitando a los jóvenes para dirigir programas infantiles en materia de salud, nutrición, tecnologías de la información y la comunicación (TIC), deportes y artes.

En 2007, Jones y la Escuela de Salud Pública de Harvard unieron sus fuerzas para promover la salud y el bienestar de los niños en todo el mundo a través del Proyecto Q, una iniciativa estratégica del Centro Escolar para la Comunicación en Salud. A través del uso estratégico de los medios de comunicación, el Proyecto Q desafía a los líderes y ciudadanos del mundo a proporcionar recursos esenciales para que los jóvenes alcancen su pleno potencial.

Un elemento central del Proyecto Q es el Premio Q, que reconoce el liderazgo extraordinario de personalidades públicas y empresarios sociales que defienden las necesidades de los niños. El Premio Q inaugural se otorgó en enero de 2007 a Scott Neeson, fundador del Fondo Camboyano para la Infancia, y se recaudaron más de 600.000 dólares para apoyar la labor de Neeson. El Premio Q 2008 se otorgará el 23 de octubre en la ciudad de Nueva York.

A través de su fundación personal, The Quincy Jones Foundation, Jones fomenta la concienciación y los recursos financieros para las iniciativas que apoyan los problemas mundiales de la infancia en zonas de conflicto, la erradicación del paludismo, el agua potable y los esfuerzos para restaurar la costa del Golfo (post-Katrina). Los socios filantrópicos incluyen Malaria No More, Millennium Promise y la Fundación New Look de la cantante de R&B Usher.


 

ENTREVISTA: Quincy Jones

Fuente: www.elpais.com
Por: Iker Seisdedos – Madrid – 14/09/2009

Figura clave del panorama musical de los ultimos 50 años, ha producido los mejores discos de Jacko (Nota de Alrededor de Medianoche: Arreglador y conductor de bandas, trabajo con Thelonius Monk, Charlie Parker, Miles Davis y Ray Charles. Dirigio la orquesta de Frank Sinatra y produjo su ultimo album. Una de las figuras mas prestigiosas del mundo del jazz). A sus 76 años, sigue en la brecha. Mañana tiene una cita en el centro Niemeyer de Aviles para hablar del futuro de la cultura.

Es realmente dificil exagerar la importancia de Quincy Jones (Chicago, 1933) en la cultura popular del ultimo medio siglo. Productor, compositor, revolucionario del jazz, director de orquesta, magnate de television, dueño de revistas, hombre de cine. Ha ganado 27 grammys, un oscar y es doctor honoris causa por una decena de universidades. Como con los grandes jugadores de baloncesto, el pop retiro un buen dia la letra Q en su honor. Q solo puede ser Quincy, el influyente productor de Thriller, de Michael Jackson, el disco mas exitoso de la historia, con 110 millones de unidades vendidas.

Con su «hermano» Jacko, Jones, el exquisito jazzman que debuto a la trompeta en 1951 en la banda de Lionel Hampton, firmo algunas de las paginas mas brillantes de la historia del pop con la trilogia que forman, junto al mencionado Thriller, Bad y Off the wall. Cuando el 25 de junio Jackson murio, el mundo miro a Quincy Jones. «Parte de mi se va con el», declaro.

El musico es el plato fuerte del Foro Mundial de la Diplomacia Cultural que se celebra desde mañana en el Centro Cultural Niemeyer de Aviles (Asturias). Si la delicada salud de estos ultimos dias se lo permite, Jones participaro en una mesa redonda con Youssou N’Dour y Manolo Diaz. En la madrugada del sabado, respondio al telefono desde su residencia en Los Angeles.

Pregunta. ¿Hay algo que no haya hecho usted?

Respuesta. Claro. Lo que estoy haciendo ahora mismo. Dirijo mi primer programa de television.

P. ¿Y algo que le quede por hacer?

R. Un monton, hermano. Una opera, por ejemplo. Un ballet. Producir un disco de Tony Bennett y Stevie Wonder. Bueno, eso lo estoy haciendo ahora. El retiro no es para mi. Demasiadas cosas ocupan mi vida. Las fundaciones, mis siete hijos, mis novias.

P. ¿Se esperaba la muerte de Michael Jackson?

R. Nadie la esperaba. Me sorprendio en China. Me hinque de rodillas al enterarme. Fue duro.

P. ¿Le veia capaz de completar los 50 conciertos que pretendia dar Londres?

R. No. Recuerdo que estaba en Londres cuando se vendieron todas las entradas en un par de horas. Me llamo, estaba emocionado, fuera de si. Me dijo: «Lo hare por los chicos». Fue la ultima vez que hablamos.

P. ¿Solia hablar de sus hijos?

R. Siempre. Todo el tiempo.

P. ¿Que siente al ver cancelado el concierto de homenaje en Viena que su hermano Jermaine se esforzo en montar?

R. Me pidieron mi participacion. Todo el mundo parece organizar conciertos en recuerdo de Michael. Que no cuenten conmigo. El pasado no es para mi. En el fondo de mi corazon soy un musico de jazz y los musicos de jazz no se repiten.

P. ¿Aun toca la trompeta?

R. Ya me gustaria, hijo, pero tuve dos ataques cerebrales en 1974. Me estallaria la cabeza al soplarla. Toco el piano, aunque no necesito instrumentos, las melodias estan en mi cabeza. Las oigo, las compongo.

P. Se suele asumir que Michael Jackson resulto genial mientras trabajo con usted… Que luego perdii la magia. ¿Se atribuiria ese merito?

R. Juntos lo conseguimos. Nadie lo habia hecho antes ni nadie lo ha logrado despues. ¿A quien le importa lo demas?

P. Escuchar las tomas alternativas de Billie Jean incluidas en una reciente edicion de su primer disco juntos, Off the wall, sugiere que todas las ideas en esa cancion irrepetible eran en realidad del joven Michael…

R. El la escribio. Por supuesto que era su idea. Compuso un monton de temas maravillosos. Luego yo los cogi y los lleve adonde tenian que llegar. Ese es el trabajo de un productor.

P. ¿Existia competencia entre ustedes?

R. ¡Esa si que es buena! Claro que no. He trabajado con Louis Armstrong, Frank Sinatra, Nat King Cole, Billie Holiday, Aretha Franklin y, sobre todo, Ray Charles… ¿Cree que podria sentir celos de Michael Jackson? Michael no tenia tanto talento. Era grande, pero no jugaba en la liga de los que acabo de citar. He tenido siete hijos y participado en 40 peliculas. No tengo tiempo para perder en tonterias.

P. ¿Es cierto que tras su muerte declaro que Michael Jackson nunca quiso ser negro?

R. No me permito meterme en ese tema.

P. ¿Diria que murio por una negligencia medica?

R. Aun menos me pronunciaria sobre eso.

P. ¿Intento ayudarle?

R. Era imposible. Cuando te haces tan grande, dejas de escuchar. El gran problema es la gente que rodea a alguien asi. Se pasan las 24 horas diciendo lo maravilloso que es. No es ficil sobreponerse a eso.

P. ¿Cuando lo vio por ultima vez?

R. Le contare mejor la primera. El tenia 12 años. Estabamos en casa de Sammy Davis Jr.

P. Hay una anecdota en su mitologia, de esas que hacen avanzar la historia demasiado facilmente como para ser verdad, sobre como decidio convertirse en empresario cuando se quedo con su big band sin dinero, atrapado en Paris…

R. Habia que hacer algo por esos chicos y me juro que una situacion asi no se iba a repetir. Si para ello habia que ser dueño de la situacion financiera, yo iba a aprender como.

P. En su Twitter ha escrito: «¿Que haremos con la musica cuando hayamos acabado con la industria?»…

R. Hay que hablar con valentia de lo que esta pasando con la pirateria. Cuando dejen de existir los estudios de grabacion y lo hayan conseguido, lo lamentaran.

P. ¿Niega que parte de la responsabilidad es de la industria?

R. No. Es un negocio que requiere reinventarse. Algo se me ocurriro.

P. ¿Que relacion tiene con el dinero?

R. Nunca hablo de dinero. No me meti en esto para ganar pasta. He hecho un monton, cierto, pero es secundario.

P. ¿Que queria ser de mayor?

R. Ganster. Vivia en Chicago, mi padre era carpintero para la mafia. Queria ser Dillinger o los Jones Boys, los gansteres negros mas grandes de la historia. Un buen dia vino mi padre y nos dijo, recogerlo todo que nos vamos al noroeste. Asi acabe en Seattle. Asi descubri el piano.

P. Cuando dejo el jazz para abrazar el pop. ¿Que opinaban sus colegas?

R. Algunos me criticaron. Y yo les decia: si no eres capaz de ver que en Baby be mine [cancion de Michael Jackson] esta la complejidad de

Giant steps, de John Coltrane, es que no has entendido nada.

P. ¿Apoya la reforma sanitaria de Obama?

R. No es mi terreno. Obama es un tipo especial, con un gran trabajo que hacer. No le envidio. Tiene la misma cierta cualidad que mi viejo amigo Martin Luther King. Son cosas que me preocupan; mantengo una fundacion en la que hay 89 de los mejores estudiantes del pais y se dedican a pensar soluciones a problemas como la violencia en Oriente Proximo.

P. ¿Y han llegado a alguna conclusion?

R. No definitiva. No soy de los que pierden el tiempo diciendo que iran a la luna. No digo nada hasta haber llegado alli. Asi que mejor seria no contarle mucho mas.